martes, 15 de septiembre de 2015

Episodio 14: Entra Alexis… para no salir


Fumando espero, al Carrington que más quiero...

Con este episodio comienza la segunda temporada de Dinastía y como es bien sabido la llegada de la bruja del este bitch por excelencia de la serie: Joan Collins como Alexis, la ambiciosa y malvada ex esposa de Blake Carrington y madre de sus dos (de momento) hijos: Fallon y Steven. La gran enemiga de la segunda esposa, Krystle, que por si no tenía bastante con una hijastra y un mayordomo que la querrían tener bien lejos, ahora tenía una rival dispuesta a recuperarlo. La llegada de Alexis cambió la serie para siempre.
Y como este episodio se estrenó un martes, 22 de febrero de 1983 para más exactitud, he querido que también se estrenase en martes en Dynasty Redux. Así pues, sin más dilación... que entre Alexis.

 Modelito "Guilty by Suspicion" by Nolan Miller

Mientras vemos a la misteriosa dama sentarse en el estrado, levantarse el velo y quitarse las gafas de sol se desvela el misterio sobre su rostro y la muy falsa jura sobre la Biblia decir la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad, cuando todos sabemos que lo que realmente hará será mentir, mentir sobre todo y nada más que mentir, porque es la nueva mala de la serie y ha llegado para salvarla de la cancelación.

Así pues Alexis Morell Carrington, luego añadiría tres apellidos más… uno por cada nuevo marido, testifica contra Blake y demuestra que el mal genio lo lleva arrastrando desde hace muchos años porque mientras estuvieron casados, Blake pasaba demasiado tiempo levantando su imperio y viajando. Alexis se sentía sola y necesitaba compañía, así que la buscó en Roger Grimes, arquitecto y administrador de la mansión Carrington, con el que compartía pasión por la pintura… pintura artística, no de brocha gorda se entiende. El problemilla para Alexis surgió cuando entre cuadro y cuadro, se daban algún revolcón en la cama. Una noche Blake les pilló in fraganti tras regresar inesperadamente de uno de sus viajes y fuera de si le pegó una paliza tremenda a Roger con un candelabro (que no candelero) y le dejó lisiado. (Nota: Al menos hasta que en la novena temporada decidieron contar una nueva historia)

 Una cosita Sr. Fiscal: ¿Pod cambiar todo lo que 
he declarado dentro de 8 años?

Blake se libró de todos los cargos por lo que hizo porque sobornó a todo el mundo, convirtió a Andrew Laird en su abogado personal, Joseph sería desde entonces su mayordomo –aunque nadie en EE.UU. tenía algo tan antiguo como un mayordomo por rico que fuese- y Roger recibió una considerable indemnización monetaria. Pero el mayor pago fue para Alexis, un fondo de 250.000 $ anuales, pero para cobrarlo debía marcharse de casa y nunca podría volver a ver a sus hijos. Según Alexis no tenía otra opción más que aceptar, porque en caso contrario Blake la amenazaba y haría que sus hijos no fuesen capaz de reconocerla si intentaba volver a verlos. 

No, no son fans de Jorge Javier, es el jurado... popular

Con semejante testimonio el tribunal se convierte en un plató de “Salvame Deluxe” y todo son murmullos, ohs y ahs!. Hasta la siempre amorosa Krystle se queda impactada y necesita volver a casa. Andrew quiere devolverle la jugada a Alexis, pero Blake le prohíbe interrogarla, no le dice porque, pero no quiere que lo haga. Así pues, Alexis se levanta y el jurado se retira para deliberar, momento que aprovecha para reencontrarse con sus hijos, ligeramente más creciditos. 

¿Te fuiste a buscar tabaco madre? El estanco estaba lejos ¿eh?

Mientras que Steven la acoge con cariño gracias a una anécdota de lo más cursi con arco iris incluido, Fallon solo se molesta en mostrarle su desprecio a su más puro estilo: “¿Puedo prestar declaración? Estas aún más hermosa y más horrenda que aquella gran dama inglesa que recuerdo vagamente y de quien he querido olvidar la existencia durante estos 16 años”. Lo que no se espera la malcriada es que su madre se quede acobardada o callada como Krystle, y Alexis le demuestra que a lengua viperina no la gana nadie con una frase ya legendaria:
 

 “Me alegra ver que tu padre te ha arreglado los dientes… ¡aunque no la lengua!"

Ya fuera de los juzgados, Alexis y Blake hablan en la calle. Todo parece muy enigmático cuando Blake le dice a Alexis que no dejó que la interrogasen por si escupía aquella odiosa mentira otra vez. ¿Mentira, inmundicia… a que se refieren? Todavía no lo sabemos, pero Alexis asegura que no es una mentira, porque ella no es una embustera. Y es su carta ganadora, que utilizará cuando necesite (que será unos cuantos episodios más tarde, no seáis impacientes).

¡Tiene bemoles que tu me llames mentirosa!

Krystle ya ha llegado a la mansión tras su salida apresurada de los juzgados y le pregunta a Joseph si lo que Alexis declaró era verdad. El hermético mayordomo se niega a contestarle, así que como dice el dicho: quien calla otorga. Cuando Fallon llega un poco más tarde no se toma tan bien la espantada de su madrastra y sabiendo que está echando una cabezada en su habitación le hace una visitilla "amistosa".


"¡Uy perdona! ¿Te he despertado?"

Está muy enfadada y no puede creer que “la noble dama de la mansión Carrington” se fuese de esa manera. Que dejase solo a su padre, para ella es como si le hubiese dicho al jurado que Blake es culpable, y si no le dejan en libertad le promete que no parará hasta que se las pague.

Esa noche, Blake admite ante Krystle que lo que pasó con Roger Grimes ocurrió realmente, pero no es eso lo que la preocupa, es el exilio de Alexis lo que encuentra preocupante. Blake le asegura que no la amenazó si no se marchaba, pero a su ex esposa solo le preocupa el dinero y por eso ha estado fuera durante tantos años. Cobrando su pensión vitalicia sin preocuparse de sus hijos.

  ¡¡¡Dios mio, esos manteles de flores!!! ¿IKEA?
  
En cambio Alexis tiene otra versión que contarle a Steven. Si, la pensión no estaba nada mal y se lo pasaba de miedo en Acapulco, pero Blake había pagado a Roger Grimes para que testificase contra ella asegurando que era la que le causó las heridas que le dejaron lisiado, si se atrevía a regresar a Denver. Cuando hace dos meses se enteró de que Roger había muerto vio que ya estaba a salvo y decidió volver. Steven la cree y cuando ella le regala el retrato que le hizo cuando tenía 6 años, justo antes de marcharse, los lazos entre madre e hijo vuelven a unirse. 

¿Y ahora voy a tener que colgar "esto" en mi salón?

Y es que a Alexis le gusta pintar y adoraba el estudio que Blake le regaló en los terrenos de la mansión como regalo por el nacimiento de Steven. ¿Y dónde está ese estudio ahora?  Muy pronto lo sabremos…

¿Pero qué fue de Claudia y su hija Lindsay? La última vez que las vimos habían tenido un grave accidente de coche cuando huían del cornudo Matthew. Claudia se despierta en una cama del hospital y descubre que el cornudo la ha abandonado llevándose a su querida y llorona hija.  
Tranquila Claudia, ¿quién necesita a la niña del visillo?

Ahora es Claudia la que llora desconsoladamente, no se da cuenta de que tanto ella como los espectadores nos hemos librado de la más repelente e insoportable adolescente de la historia de la televisión. Cuando enterado de la tragedia, Blake la visita para decirle que nunca quiso llamarla a declarar y que si necesita cualquier cosa solo tiene que pedírsela, Claudia está demasiado abatida para contestarle. No nos extraña, debería haber sido otro Carrington el que fuese a verla… Steven, pero al parecer desde que ha vuelto su mami ya no puede pensar en otra mujer.

Si salgo libre seré más bueno que David el Gnomo

El episodio termina con Blake prometiéndole a Krystle que no va a soltar la mano con tanta facilidad y si le dejan libre será distinto… ¡si le dejan libre! suspira antes de que lo que antes hubiese sido un continuará y ahora son los productores ejecutivos hagan caer el telón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada