domingo, 28 de diciembre de 2014

Episodio 7: La metedura de pata de Krystle



Blake Carrington está pasándolo verdaderamente mal y cree que no puede fiarse de nadie… Y todo ese pesimismo tiene que ver con Matthew, porque alguien le ha hecho el préstamo que necesitaba, con lo cual no perderá su valioso pozo petrolífero y la Denver-Carrington no podrá echarle las garras encima. Blake se pregunta: ¡¡¡¿Pero QUIÉN me pone la pierna encima para que no levante cabeza?!!! Bueno, lo que en realidad se pregunta es QUIÉN le ha dado el dinero a Matthew… ¿Colby? Frío… ¿Harrison? Frío, frío… ¿Peterson? Helado… 

 Krystle no pone esa cara por el frío precisamente…

Sabiendo el genio que gasta su maridito con sus propios hijos, Krystle se teme que pueda descubrir que ha sido ella, la única persona de la cual cree que puede fiarse. Al menos, Blake piensa que por muy mal que le vayan los negocios, muy pronto tendrá un nuevo heredero cuando Krystle se quede embarazada (ejem, ejem), un hijo al que ponerle su nombre… y no como Steven, al que le pusieron el nombre de su suegro.

 “Seguro que si le hubiésemos llamado Blake 
no hubiese salido así”


 Lindsay, la niña del visillo...

Cuando Lindsay, la histérica hija de Matthew y Claudia, tan aficionada a escuchar lo que no debe, pilla una conversación matinal en la que estos admiten que eran demasiado jóvenes cuando se casaron, pasa de las clases para ir al registro civil en busca de la partida de matrimonio de sus padres. Eso confirma que se casaron por su culpa, cuando Claudia se quedó preñada, así que como la gran “drama queen” que es se siente desolada. MUY desolada. ¡A ver si maduramos nena! ¡Como si no te pudiesen pasar cosas mucho peores! (Spoiler: De hecho le pasará la peor antes de que cumpla siquiera los 18 años).

 
Acostumbraos a esta cara... es su favorita

En el pozo Lankershim-Blaisdel, Matthew descubre que fue su empleado homofobo Ed el que saboteó la perforadora y no Steven. Por supuesto, el muy lerdo y cobarde no lo reconoce a las buenas, así que Matthew hace lo que mejor sabe, saca la mano a pasear y tras unos cuantos golpes le dice que lo hizo porque Blake le pagó para hacerlo. Cuando Matthew se disculpa con Steven y le ofrece de nuevo su puesto de trabajo, este lo rechaza y le hace ver que, como todos los demás, creyó en su culpabilidad sin dudarlo un instante, y solo porque es gay. 

 “Prefiero tener a un marica como amigo 
que a una serpiente o un cobarde”

Cuando Matthew cree que por fin se ha librado de él, el rencoroso Ed visita a Claudia en la tienda de libros donde trabaja para contarle que mientras ella estaba en el psiquiátrico Matthew se enrolló con Krystle, confirmando sus peores temores.

Para llevar unos cuernos tan grandes los disimula 
muy bien Sra. Blaisdel ¿Es el peinado?

Con su marido Jeff de viaje por Oriente Medio, Fallon decide salir de juerga con otros hombres saltándose las normas de ética burguesa que según ella debe tener Krystle y que la obligarían a encerrarse en la habitación con una novela rosa. 

 Entrada triunfal de Fallon antes de tocarle un poco
los ovarios a su "queridisima" Krystle.

Tras mofarse de su madrastra un rato y justo antes de que su hermano apague la luz para dormir, Fallon irrumpe en su habitación para compartir un momento muy tierno y fraternal, bueno, todo lo tierno que puede ser cuando ella está más borracha que una cuba de Falcon Crest. Los dos hablan de su niñez, recuerdan a su madre y lo mal que lo pasó Fallon, que no pudo dormir en seis meses después de que les abandonase. Si supiese que no tardará en volver… entonces si que no dormirá nadie tranquilo en toda la mansión.

 "Aquí estoy yo ¡el escándalo de Colorado! Y aquí estas tú… “
“…el fracaso de Blake Carrington ¡Qué buena pareja hacemos!”

Cuando por la mañana Steven recibe un telegrama de Ted (¡¡¡Pero que pelma!!! ¿Es que no le quedó claro que Steven no quería saber nada de él!) Fallon decide ponerse en plan Perales y saber cómo es él, en qué lugar se enamoró de Steven, de dónde es y a que dedica el tiempo libre. 

Fallon pillada cotilleando el correo ajeno... 
concretamente el de Steven

Para no tener que aguantarla más, Steven le dice que Ted va a pasar unos días en Los Angeles y San Francisco y le pide que vaya a verle. Aunque Steven ya tiene decidido que no va a ir, Fallon sí que lo hace (ya os hemos dicho que estaba muy aburrida). Además ¿para que se tiene un jet privado si no es para usarlo? Fallon invita a Ted a subirse a bordo y le pide que deje en paz de una vez por todas a Steven (¡Esa es nuestra Fallon! A ver si así lo pilla) para que pueda obtener lo que le pertenece por su derecho de nacimiento. Ted accede y promete darle un tiempo a Steven para que se aclare las ideas, pero reconoce que le ama más que a nada en el mundo. Algo que Fallon no ha sentido nunca… pero tampoco le importa si la invita a comer langosta en San Francisco.

 No te fies de mi sonrisa... O dejas de acosar a mi hermano 
o te tiro sin paracaídas en pleno vuelo



Finalmente, Blake encuentra accidentalmente en la bata de su mujer una caja con sus píldoras anticonceptivas y teniendo en cuenta lo que pensaba al comienzo del episodio no le hace ni la más mínima gracia. 

Conociendo a Blake, Krystle debería esconder mejor sus cosas
A este paso pronto sabrá lo del collar (¡Uy, SPOILER!)

Cuando Krystle vuelve a casa esa noche, Blake está tan borracho como Fallon, deshojando la margarita… mejor dicho, tirando las píldoras mientras farfulla “me quiere, no me quiere, me quiere, no me quiere…” Krystle no puede tragar saliva y Blake le dice que lo único que deseaba era un hijo suyo, ahora solo le queda un hijo maricón, una hija puta y una esposa de la que no puede fiarse. Para Blake una esposa un poco puta también, ya que piensa que se está acostando con Matthew Blaisdel. Krystle se da cuenta de que es mejor irse a dormir a cualquier otra de las 47 habitaciones de la mansión, pero Blake no deja que salga de allí. Es su mujer y debe cumplir con su deber


¿Desde cuándo ser violada por el marido es un deber o un voto marital? ¿Lo era en 1981? Porque eso es lo que acaba haciendo en una de las escenas más duras (y rápidamente olvidada) de la serie. 
En este episodio se acabaron los CONTINUARÁ*. Pero no penséis que esto se ha terminado aquí, porque evidentemente…
CONTINUARÁ

* Esto se debe a que en su emisión original en EE.UU el episodio 7 y el siguiente eran uno solo de mayor duración.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada